PANELA ES AZÚCAR… ES CHANCACA ES AZÚCAR , PANELA ES LA CHANCACA …


El azúcar es un ingrediente cada vez más presente en la dieta occidental, sobre todo porque forma parte de la composición de muchos productos envasados. Las autoridades sanitarias alertan ante este consumo directo e indirecto de azúcar que afecta a la salud. Si este producto está al alcance de la mano…¿Conocemos la diferencia entre blanco, moreno o azúcar de panela?


Otra opción, el azúcar de panela


“El azúcar de panela es el azúcar integral de caña. “Se considera el azúcar más puro porque se obtiene simplemente a partir de la evaporación de los jugos de la caña y la posterior cristalización de la sacarosa, explican los investigadores de CSIC en una entrevista para EFE.


LA PANELA, a diferencia del blanco o moreno, no es sometido a ningún refinado, centrifugado, depuración o cualquier otro tipo de procesado, por lo que conserva todas las vitaminas y minerales presentes en la caña de azúcar.


“Sin embargo, precisa Ascensión Marcos, “no se puede considerar que el azúcar de panela sea una fuente importante de estos micronutrientes, ya que se consume en pequeñas cantidades, puesto que se utiliza como condimento y no como alimento propiamente dicho”, igual que ocurre con el azúcar blanco y moreno.”


Es mejor apostar por la miel pura de abeja como endulzante “porque es la que más se parece a su forma de origen” , para que enmascáralos , si la salud y el alimento es uno.


El refinado y su influencia sobre la salud


La transformación del azúcar a través de procesos de refinamiento tiene como consecuencia fundamenta la pérdida de nutrientes y eso es algo que “puede influir en la salud ya que los alimentos refinados aportan más calorías vacías”, señala Ascensión de Marcos, la experta del CSIC.


“Los alimentos en su envoltorio original están diseñados para aportar lo que necesitan en unos equilibrios perfectos, por eso el refinado supone un desequilibrio para el alimento”, estima.


“Por ejemplo, un cereal integral aporta energía gracias a sus hidratos de carbono pero de una manera dosificada y controlada gracias a su fibra, ésta sin embargo se extrae en el proceso de refinado por lo que dará lugar a oscilaciones de glucosa en sangre mayores que son perjudiciales para la salud, además de llevar a un mal control de la regulación hambre/saciedad”, explica la especialista.



Azúcar en envasados, atención a las etiquetas


Si podemos controlar el azúcar que compramos y que añadimos a bebidas y alimentos, eso no pasa con los productos envasados que adquirimos y que la llevan entre sus ingredientes.


“Las etiquetas, a veces, no son del todo visibles y, en otras ocasiones, no reflejan adecuadamente los ingredientes de los productos”, reconoce la investigadora del CSIC, quien considera que “para revisar las etiquetas, deberíamos saber cómo interpretarlas, y esto es algo que no conocemos porque no hay educación nutricional. Eso es lo que necesita la población”.


Ana Molina, por su parte, recomienda siempre mirar las etiquetas de los productos envasados:

  1. Primero mirar la lista de ingredientes para ver el tipo de edulcorante que lleva en caso de ser diferente al azúcar. Generalmente esta lista no lleva el porcentaje escrito pero se ordenan de mayor a menor cantidad de estos dentro del producto. Por ejemplo, si en los ingredientes de una bebida vemos que el segundo ingrediente es el azúcar ya sabremos que este es el segundo mayoritario en ella.

  2. Mirar la etiqueta nutricional y tener en cuenta ciertas consideraciones. Veremos hidratos de carbono de los cuales azúcares y estos pueden ser los contenidos de manera natural en el alimento o añadidos. Para saber de cuál se trata no tenemos más que mirar los ingredientes.


0 vistas

Suscribete a mi Blog

© 2019 by Primal Perú. Creado por JC Marketing Designs