EL PRIMER ALIMENTO DEL BEBE ES KETO


La leche humana ofrece al niño el alimento ideal y completo durante los primeros 6 meses de vida y sigue siendo la óptima fuente de lácteos durante los primeros dos años, al ser complementada con otros alimentos. Cada leche tiene características propias que la diferencian significativamente de otras leches de mamíferos y la hacen adecuada a la cría de la especie.


Es un fluido vivo que se adapta a los requerimientos nutricionales e inmunológicos del niño a medida que éste crece y se desarrolla. Se distinguen: la leche de pretérmino, el calostro, la leche de transición y la leche madura.


Y ESTE ALIMENTO DEPENDE DE LA SALUD Y ALIMENTACION DE LA MADRE




DESARROLLO DE LOS ORÍGENES DE LA SALUD Y LA ENFERMEDAD


La importancia de la alimentación durante la gestación y el período de lactancia para la salud del bebé ha sido demostrada en los últimos años.

La evidencia que apoya la hipótesis de los orígenes del desarrollo de la salud y de la enfermedad, indica que la nutrición materna en el embarazo y durante la lactancia, tiene un impacto significativo en el riesgo de la enfermedad de la descendencia más adelante en la vida.

Esta hipótesis fue descrita por el doctor David Barker, médico y epidemiólogo de la Universidad de Southampton. Fue pionero en mostrar cómo la programación del futuro adulto ocurre en el útero.


El propio doctor Barker realizó una investigación en 2013 en el que hablaba de este concepto y explicaba que la nutrición de mamá durante el preembarazo, la vida fetal y el periodo de lactancia, moldean la función metabólica en el futuro adulto.


Aparte de la nutrición en la mujer lactante y su repercusión en el lactante Recientes trabajos sobre el microbioma humano indica que la microbiota intestinal puede explicar adicionalmente las observaciones presentadas por la hipótesis del desarrollo de la salud y la enfermedad.

La importancia de la microbiota para la salud humana y la enfermedad ha entrado en el centro de atención científico en la última década, y las preguntas más relevantes se centran en el cómo y el cuándo se quiere la microbiota.


Es sabido que la alimentación es uno de los factores más importantes que puede modificar el equilibrio bacteriano. Por ello, la comunidad científica se ha volcado en investigar y comprender cómo la dieta materna, durante la lactancia, puede afectar el establecimiento temprano del microbioma del recién nacido.



CUALIDADES INMUNOLOGICAS DE LA LECHE MATERNA


EL PAPEL DE LA MICROBIOTA DURANTE LA LACTANCIA: “THE BREAST-GUT AXIS”


La leche humana se considera la mejor opción para la correcta nutrición de los recién nacidos, ya que contiene ingredientes óptimos para un crecimiento y desarrollo saludables.

La lactancia materna confiere protección contra las infecciones gastrointestinales, infecciones respiratorias, enfermedades alérgicas y también, está asociada con un menor riesgo de sufrir enfermedades inflamatorias, la obesidad o la diabetes.


La presencia de bacterias en la leche humana ha sido reconocida desde los años setenta. Durante mucho tiempo, el análisis microbiológico de la leche humana sólo se realizó en el caso de infecciones y, por lo tanto, la presencia de bacterias no patógenas era aún desconocida. En la década pasada, algunos estudios revelaron que el calostro y la leche de mujeres sanas contienen bacterias, incluyendo estafilococos, estreptococos, corinebacterias, bacterias lácticas, propionibacterias y bifidobacterias.


En los últimos años, se ha dado mucho valor a la hipótesis de que las bacterias seleccionadas de la microbiota gastrointestinal materna, pueden acceder a las glándulas mamarias a través de una vía entero-mamaria. Debe destacarse que existe un importante transporte de células inmunes intestinales a las glándulas mamarias durante el embarazo tardío y la lactancia. Ya se conoce desde hace años la existencia de esta circulación enteromamaria de células productoras de IgA6.


En diferentes investigaciones realizadas en ratones muestran que bacterias marcadas, administradas a ratones embarazadas durante las últimas 2 semanas de embarazo, se encontraron en el estómago de la cría inmediatamente después de la lactancia y no antes.

Uno de los componentes más estudiados a día de hoy son los oligosacáridos de la leche humana (Human Milk Oligosaccharides; HMO).


Algunas de las funciones que se les atribuye a los HMOs:

• Prebióticos: Los prebióticos se definen como "un ingrediente fermentado selectivamente que permite cambios específicos, tanto en la composición como en la actividad de la microflora gastrointestinal, que confieren beneficios al bienestar y salud del huésped

• Antiadhesivo antimicrobiano: Muchos patógenos virales, bacterianos o protozoarios, necesitan adherirse a las superficies mucosas para colonizar o invadir el huésped y causar enfermedad.

Los HMOs reducen directamente las infecciones microbianas sirviendo como antimicrobianos antiadhesivos y mantienen a los patógenos indirectamente bajo control.

• Moduladores de células epiteliales intestinales: afectan directamente a las células epiteliales intestinales y modulan su expresión génica, lo que conduce a cambios en los receptores de la superficie celular y otras respuestas celulares.

• Moduladores inmunitarios: Los HMOs modulan la respuesta inmunitaria a un equilibrio Th1/ Th2. • Nutrientes para el desarrollo del cerebro: Los HMOs proporcionan nutrientes potencialmente esenciales para el desarrollo del cerebro y la cognición. La leche humana contiene una alta abundancia de IgA que protege a los lactantes de infecciones proporcionando inmunidad.


La leche materna contiene …

Agua un 88% de agua y su osmolaridad semejante al plasma, permite al niño mantener un perfecto equilibrio electrolítico.

Los nutrientes más destacados de la leche humana :

Proteína: Proteínas Entre los mamíferos, la leche humana madura posee la concentración más baja de proteína (0,9 g/100 ml). Sin embargo es la cantidad adecuada para el crecimiento óptimo del niño. La proteína de la leche humana está compuesta de 30% de caseína y 70% de proteínas del suero. La caseína está formada por micelas complejas de caseinato y fosfato de calcio.

A nivel de la ingesta proteica, se recomienda una ingesta adicional de 20 gramos de proteína de alto valor biológico durante los 6 primeros meses de lactancia. Lo que supondría un 30% más de lo que sería la mujer no lactante.




Grasas Los ácidos grasos de la leche


Son la fracción más importante de calorías en la leche materna; sin embargo, son los componentes más variables en su contenido y calidad. Se recomienda que la mujer consuma durante este período una cifra muy similar (29 g/día) a la que debe ingerir la mujer gestante (28 g/día). Así mismo, el ácido docosahexaenoico (DHA) es un nutriente con una biosíntesis endógena limitada, por lo que su aporte a través de la dieta es necesario, ya que es el omega 3 más importante para el desarrollo óptimo del cerebro, la retina y el oído.

el déficit de DHA durante el embarazo y el periodo de pueden causar problemas en los ojos y desarrollo cognitivo .


Y ahora en lo que es los minerales más relevantes


• Calcio: En la lactancia se transfieren de 250 a 350 mg de calcio al lactante a través de la leche materna

. • Hierro: En el postparto transcurren varios meses antes de que se reinicie la menstruación en las mujeres lactantes y, por tanto, se recupera la pérdida de hierro durante el parto.

En los niños amamantados exclusivamente con leche materna en los primeros 6-8 meses de vida, la anemia por deficiencia de hierro es poco frecuente. Los niños amamantados por madres bien nutridas tienen suficiente hierro en sus depósitos hepáticos como para cubrir sus necesidades durante buena parte del primer año de vida (Picciano, 1985). Estudios recientes han demostrado que la introducción temprana de otros alimentos en la dieta del niño amamantado altera esta absorción.

• Zinc: Es esencial para el crecimiento, la inmunidad celular y para la formación de enzimas.

• Yodo: Las necesidades de yodo en la mujer lactante son casi el doble de las de una mujer no lactante. Es importante para una adecuada salud de la tiroides .

Ahora las vitaminas las más relevantes a pesar que todas son importantes .

Liposolubles

• A: La ingesta de vitamina A debe ser del orden de 1.300 UI, un 85% más que en las mujeres no lactantes.

• D: Su deficiencia es muy común. El paso de la vitamina D materna a la leche es pobre, tomen sol en las mañanas o si hay deficiencia hablar con su médico y suplementar al bebe.

• E: Su concentración en la leche es directamente proporcional a la ingesta materna.

• K: Su producción es mediada por la microbiota intestinal. Si la dieta de la madre es óptima no es necesario su suplementación.

Hidrosolubles

• C: El consumo aconsejado para la vitamina C es de 120 mg/día, muy superior al de las mujeres normales (75 mg/día).

• Ácido fólico: La dosis recomendada durante la lactancia es de 500 μg/día. El contenido de folato en la leche materna es de 50-60 μg/l para aportar al bebé 4 μg/kg y permitir un crecimiento óptimo, un cuadro hemático normal y un estado clínico satisfactorio.

• B12: Su deficiencia puede tener efectos neurológicos a corto y largo plazo. Si la madre lactante es vegetariana estricta o sufre de anemia perniciosa será necesaria su suplementación.

Elementos traza

En general el niño alimentado al pecho presenta pocos riesgos de deficiencia o exceso de minerales traza.

Cobre, Cobalto, Selenio Estos tres elementos tienen niveles más elevados en la leche humana que en la de vaca. La deficiencia de cobre, que produce una anemia microcítica hipocrómica y alteraciones neurológicas, ocurre solamente en los niños alimentados artificialmente (Wilson, 1964 - Mason 1979).

Cromo, Manganeso, Aluminio Los niveles de estos minerales pueden ser hasta unas 100 veces mayores en la leche de vaca.

Se ha postulado que pequeñas cantidades tienen algunos efectos en el aprendizaje posterior y en el crecimiento de los huesos (Deelstra et al. 1988 - Collipp et al. 1983 - Koo et al. 1988).

Plomo y Cadmio La ingesta dietética de plomo es mucho menor en los niños amamantados, aún cuando el agua potable consumida por la madre exceda el estándar de la OMS de 0,1 mg/100ml (Chisolm, 1983).


Fórmulas lácteas a tomar en cuenta :

Todas las fórmulas lácteas (excepto la de soya) son preparadas a partir de la leche de vaca.

Su formulación nunca podrá ser imitada. La leche es un fluido vivo, y al igual que el plasma o la sangre, contiene elementos bioactivos irreemplazables.

FUENTES .

https://campus.cursosmedicina.com/

https://scholar.google.com.pe/scholar?q=elsevier+science+direct&hl=es&as_sdt=0&as_vis=1&oi=scholart

12 vistas

Suscribete a mi Blog

© 2019 by Primal Perú. Creado por JC Marketing Designs